Menu

Un Día Como Hoy: A 32 años del álbum debut de KREATOR, “Endless Pain”.

ZWNhOWVmYjJmMTgyNGMwZjBiMzVhMzkzN2M1M2I5ODJa5o4PPC0P2OH00YL7yipFaHR0cDovL21lZGlhLmFkc2ltZy5jb20vYjZhNWFlNmQyNzRlYmNlNmZlZjU5ZTM0MDkyZDczZWY2ZTE0NDk0MDVlMGRjNzQxMGJkNzgwNWFhOWZjODBkNC5qcGd8fHx8fHw3MDB4

“Endless Pain”. Este es el debut de Kreator, una de las primeras producciones de Thrash Metal germano (apareció en 1985), y rebosa ilusión y frescura, aunque hay que advertir que se trata de la frescura de la carne recién descuartizada. Riffs crudos y directos, ni rastro de las cacoarmonías que abundarán en álbumes posteriores (especialmente a partir de Terrible Certainty(1987)) y dos voces echando el resto y empujando el grupo adelante. Ventor, el batería, y Mille, guitarrista y alma kreadora se turnan para cantar durante todo el álbum, cosa que volverán a hacer en Pleasure To Kill(1986). La voz de Ventor es la que suena como la de un adolescente grandullón enfurecido al que le faltara un hervor. La de Mille por su parte se asemeja a la de una rata sometida a tortura. Ambos se emplean con una fiereza que en ocasiones son capaces de meterte el miedo en el cuerpo. Se reparten el pastel como buenos amigos, de modo que el primero berrea en las impares y el segundo en las pares. Así no hay peleas.

Aún no se había desatado entre los productores la guerra del enfoque cuanto más alto suene, mejor, con lo que este disco, contradiciendo a su título y aun cumpliendo sobradamente con los estándares de brutalidad de todo álbum de Thrash Metal que se precie, se puede escuchar del tirón sin necesidad posterior de analgésicos, lo cual es muy de agradecer para los que ya no estamos para tantos trotes.